Efectos del sodio en bórax en los suelos y cultivos

Efectos del sodio en bórax en los suelos y cultivos

  • El sodio se encuentra en todos los suelos y cultivos.
  • Los suelos de regiones húmedas, donde ocurren la mayoría de las deficiencias de boro (B), contienen aproximadamente de 23 a 68 kg/acre de sodio en la capa superficial de 15 cm, pero los suelos de las regiones más secas pueden contener mayores niveles de sodio.
  • Si bien el bórax contiene algo de sodio, 450 gramos de B/acre como bórax solo aportan aproximadamente 400 gramos de sodio/acre.
  • La aplicación de boro a las dosis recomendadas representaría una aplicación de solo 450 g a 900 g de sodio/acre, lo cual no afectaría significativamente los suelos y los cultivos.
El sodio (Na) se encuentra en todos los suelos y cultivos. El sodio se encuentra presente como catión monovalente (Na+) y es retenido libremente por el complejo de intercambio de cationes del suelo. Por lo tanto, el Na+ se lixivia fácilmente con el agua que se mueve a través del perfil del suelo por las lluvias o la irrigación. El sodio no se considera un nutriente esencial para las plantas, pero todos los cultivos contienen algo de Na.

El sodio en los suelos

El contenido de sodio de la corteza terrestre es de aproximadamente 2,8 %, lo cual es similar al contenido de potasio (K); pero los suelos, por lo general, contienen de 0,1 a 1 % de sodio total, en comparación con aproximadamente 0,8 % de K total. El menor contenido de sodio en los suelos se debe a la erosión del sodio de los minerales que lo contienen con la posterior lixiviación del perfil del suelo a causa de las lluvias o la irrigación. Si bien hay menos sodio intercambiable en los suelos de regiones húmedas, el sodio es más común en la mayoría de los suelos áridos y semiáridos.

Las principales formas de sodio presentes en el suelo son Na+ en la solución del suelo, fácilmente intercambiable y bien retenido, y en silicatos insolubles. La solución del suelo contiene de 0,5 a 5 ppm de sodio en los suelos de las regiones más templadas. Los niveles de Na intercambiable son prácticamente iguales a los de K intercambiable en los suelos de regiones húmedas, donde, por lo general, se produce la mayoría de las deficiencias de boro.

El sodio que contiene el bórax que se aplica en los suelos de regiones húmedas, generalmente, se lixiviará de la capa superficial del suelo (zona radical) poco después de la aplicación. El nivel de sodio intercambiable puede ser más alto en los suelos con drenaje deficiente de las regiones áridas y semiáridas.

Los suelos se consideran salinos cuando la conductividad eléctrica (una medición del contenido de sal) es superior a 4 mmhos/cm. La salinidad del suelo es provocada por una acumulación de sales solubles en los suelos debido a un mal drenaje o un bajo nivel de lluvias acompañado de una alta evapotranspiración.

Los niveles excesivos de sodio en los suelos (suelos sódicos) pueden provocar la dispersión de las arcillas del suelo, lo que reduce la agregación del suelo, la permeabilidad al aire y al agua, la germinación de semillas y el crecimiento de las raíces. La dispersión del suelo puede producirse cuando el sodio intercambiable supera el 15 % de la capacidad de intercambio de cationes (CEC) de los suelos.

El sodio en la nutrición de las plantas

Si bien el sodio no se considera un nutriente de las plantas, es esencial para las halófitas, una especie vegetal que ama la sal y que acumula sales para mantener su turgencia y crecimiento. Los cultivos que requieren sodio para un óptimo crecimiento son: Los efectos favorables del Na también se informan en: Se cree que el mayor crecimiento producido por la sal en los cultivos anteriores se debe a la mayor turgencia (rigidez a causa de una mayor cantidad de agua en las células de la planta).

Las concentraciones de sodio varían de 0,01 a 10 % en los tejidos de las hojas. La remolacha azucarera parece tener especial respuesta al sodio, que aumenta su resistencia a la sequía. Algunos de los efectos atribuidos al sodio también pueden deberse a los iones de cloruro (Cl-), ya que la fuente habitual de sodio en los suelos es el NaCl.

Resumen

Si bien el bórax contiene algo de sodio, 450 gramos de B/acre como bórax solo aportan aproximadamente 400 gramos de Na/acre al suelo. La aplicación de bórax según las dosis de boro recomendadas de 113 g a 900 g/acre tendrá como resultado una aplicación de menos de 900 g de Na/acre. Ya que los suelos de regiones húmedas (donde se producen la mayoría de las deficiencias de boro) pueden contener hasta 68 kg de Na/acre, la aplicación de las bajas cantidades de Na que contiene el bórax no tendrá un efecto significativo en los suelos y los cultivos. Además, el sodio que se aplica en bórax se puede lixiviar fácilmente de la zona radical por las lluvias y la irrigación.

 
Descargar observaciones sobre agronomía



U.S. Borax, parte de Rio Tinto, es líder global en el suministro y ciencia de los boratos, minerales que contienen boro y otros elementos que se forman naturalmente. Somos un equipo de 1000 personas con más de 1700 unidades en todo el mundo sirviendo a más de 500 clientes. Suplimos el 30 % de la demanda mundial de boratos refinados desde nuestra mina e instalaciones de refinamiento y proceso de alta tecnología ubicados en Boron, California, aproximadamente 160 kilómetros al este de Los Ángeles. Más información sobre Rio Tinto »

© 2021 Rio Tinto. Todos los derechos reservados.