Alfalfa

{Medicago sativa}

Detección de una deficiencia de boro

El amarillamiento y enrojecimiento de las hojas de alfalfa, que se asemejan a los síntomas de sequía, pueden, en realidad, ser signos de carencia de boro.

Deficiencia de boro en la alfalfa

El boro ha mostrado que puede ayudar en el incremento del rendimiento y la mejora de calidad en varios cultivos. La alfalfa, es un cultivo que responde especialmente bien a la fertilización con boro, tal como se muestra posteriormente.

El boro es un nutriente esencial para todas las plantas. Los nutrientes actúan juntos para producir macollas de alfalfa vigorosas y sanas, con el potencial de maximizar el rendimiento y resistir el estres del cultivo. Aportar a la alfalfa cantidades adecuadas de boro es necesario para lo siguiente:

  • Obtener plantas más verdes y más frondosas con alto contenido de proteína.
  • Lograr un rebrote más rápido después de cada corte.
  • Prolongar la vida de las macollas.
  • Mejorar la resistencia al frío.
  • Mejorar el crecimiento de las raíces.
  • Mejorar la eficacia en el uso del agua y la tolerancia a la sequía.
  • Lograr un mayor desarrollo de la nudosidad de la raíz para la fijación del nitrógeno.
  • Obtener macollas más densas para suprimir el crecimiento de pasto y malezas.

La deficiencia de boro en el alfalfa, en su forma más leve, fácilmente puede no reconocerse, ya que parece una reducción en la floración y el desarrollo de las semillas. Una deficiencia tan leve rara vez se puede detectar en los rendimientos de heno con un solo corte. Sin embargo, la menor floración puede retardar el corte y el resultado es un heno de menor calidad. Finalmente, es probable que se reduzca la cantidad total de heno.

Los síntomas principales de la deficiencia de boro son el amarillamiento y enrojecimiento de las hojas superiores. A medida que se desarrolla la deficiencia, los entrenudos del crecimiento superior se vuelven gradualmente más cortos y las ramas laterales cortas ayudan a darle a la planta un aspecto de “roseta”. En esta etapa, el punto de crecimiento se vuelve inactivo o muere.

La deficiencia de boro se asocia estrechamente al estrés por falta de humedad y a la sequía. El amarillamiento del alfalfa ocasionado por la deficiencia de boro, con frecuencia, se confunde con los daños provocados por sequía. A menudo, se reduce la floración y las flores se caen antes de desarrollar semillas. Los síntomas de deficiencia de boro deben compararse con los daños provocados por los saltahojas, la deficiencia de potasio y ciertas enfermedades, que provocan el amarillamiento de las hojas inferiores y superiores. Cuando hay deficiencia de boro, el amarillamiento se limita a las hojas superiores y no se produce al azar, como ocurre con los daños provocados por los saltahojas.

¿Cuánto boro es suficiente?

  • Cada año, la alfalfa extrae mayores cantidades de boro del suelo que cualquier otro cultivo. La mayoría de las universidades recomiendan aplicar boro al implantar los grupos y, posteriormente, de manera anual después de cada corte.
  • Las dosis de fertilización con boro deben basarse en los objetivos de rendimiento junto con las pruebas de suelo o los análisis de las plantas. En el gráfico que se incluye, se indican rangos sobre la dosis de aplicación general.

Momentos oportunos para la aplicación de boro

En la implantación:
  • El boro se puede aplicar e incorporar con otros fertilizantes o productos químicos antes de la plantación en el otoño o la primavera.
  • Las aplicaciones al voleo son más económicas con Granubor® en mezclas secas o con Fertibor® en suspensiones.
  • Cuando la lixiviación o la tolerancia a cultivos asociados son motivos de preocupación, las dosis de boro más altas recomendadas se deben dividir y la mayor parte se debe aplicar después del primer corte en el año de implantación.
  • Nunca se debe aplicar boro con la semilla en la plantación.

Fertilización del alfalfa

Kilogramos de boro recomendados por hectárea, por año
Rendimiento potencial
(toneladas/hectárea)
Métodos de aplicación Rango de niveles de boro en el suelo
    Bajo Medio Alto
De 2.4 a 7.3 Antes de la siembra 1 0 0
  Abonado de cobertura 1 1 0
De 7.3 a 14.6 Antes de la siembra 2 1.5 0
  Abonado de cobertura 2.5 2 1
Más de 14.6 Antes de la siembra 3* 2.5 1
  Abonado de cobertura 4* 3* 1.5

Abonado de cobertura anual:

  • El alfalfa necesita una dosis de boro relativamente alta de manera constante durante todo el período vegetativo. Las aplicaciones anuales de boro deben realizarse cuando se realiza la fertilización de cobertura con otros nutrientes después de los cortes.
  • Si no se aplica ningún otro fertilizante porque se realiza el abonado de estiercol, las necesidades de boro del alfalfa se pueden satisfacer con la asperción de Solubor® sobre el rastrojo después del corte o en cualquier operación de asperción.*
  • El alfalfa absorberá más boro del que necesita para un solo corte; por lo tanto, los tratamientos escalonados de dosis altas resultan más económicos y eficaces.
  • Debido a que la disponibilidad del boro disminuye durante los períodos secos y que una cantidad adecuada de boro mejora la resistencia al frío, la mayoría de los productores aplican boro después del primer corte en la primavera y del último corte del verano.

*Las pulverizaciones foliares no deben superar los 550 g/hectárea de boro por aplicación.

Aplicación en el suelo (Dosis de aplicación sugeridas)

  Granubor Fertibor
LBS/ACRE 6-24 6-24
KG/HA 6.75 - 27.00 6.75 - 27.00

Aplicación foliar (Dosis de aplicación sugeridas)

  Solubor
LBS/ACRE 4-9
KG/HA 4.5 - 10.125

U.S. Borax, parte de Rio Tinto, es líder global en el suministro y ciencia de los boratos, minerales que contienen boro y otros elementos que se forman naturalmente. Somos un equipo de 1000 personas con más de 1700 unidades en todo el mundo sirviendo a más de 500 clientes. Suplimos el 30 % de la demanda mundial de boratos refinados desde nuestra mina e instalaciones de refinamiento y proceso de alta tecnología ubicados en Boron, California, aproximadamente 160 kilómetros al este de Los Ángeles. Más información sobre Rio Tinto »

© 2019 Rio Tinto. Todos los derechos reservados.